Personas privadas de libertad llevan adelante taller de braille en la cárcel de Colonia

“Me comentaron que había un taller de braille y al principio dije ‘¿braille?’. Me dijo (otro interno) que era escritura para ciegos. Cuando me enseñaron y aprendí me gustó mucho. Vos sabes que estás ayudando a otra persona y eso te hace sentir bien”, explicó Lucas que además de integrar el taller se está formando como referente par con el objetivo de transmitir el conocimiento a otras personas privadas de libertad en el futuro. “Todos los días se aprende algo nuevo. No sé si me dedicaría a esto pero me interesa mucho y me da alegría hacerlo porque ayudo a otras personas”, agregó.

Actualmente los asistentes trabajan en dos proyectos, uno de libros infantiles para la Fundación Braille del Uruguay. Además de transcribirlos, los internos reproducen las ilustraciones a partir de distintos materiales y texturas. “Fuimos haciendo un grupo lindo y hoy en día estamos trabajando con cartas de menú para restaurantes, guías turísticas, con libros para la Fundación de braille que los hacemos como donación. Son libros para niños entre 5 y 10 años con ilustraciones en 3D”, señaló Andrés, referente par del taller.

En otro de los proyectos dos internos transcriben al sistema braille 200 partituras que un docente no vidente de Tacuarembó utiliza para enseñarle a sus alumnos. “Nosotros tratamos que acá el tiempo que tenemos sea diferente para los demás y que nos vean con otros ojos”, dijo Andrés en referencia a aprovechar el tiempo de reclusión en iniciativas que devuelvan algo a la sociedad.

En la Unidad Nº 14, ubicada en Piedra de los Indios, se alojan 160 personas privadas de libertad: 145 hombres y 15 mujeres.

 

Ver informe audiovisual

 

Montevideo, 24 de agosto de 2021

La iniciativa funciona hace unos siete años y actualmente asisten de forma voluntaria un grupo de personas privadas de libertad que son capacitadas por Andrés, un interno que aprendió sobre sistema braille de otro privado de libertad.